jueves, 30 de diciembre de 2010

LICOR 43 DULCE Y AMARGO

Un año atrás comencé a rellenar mi libreta de bailes, al principio anoté, amig@s, familiares, conocid@s, el transcurso del año trajo nuev@s conocid@s tanto físicamente como por la red, algun@s también l@s agregué con mucho gusto. De vez en cuando miraba la libreta estaba repleta, aunque algunos nombres parecía que se borraran solos, nunca he borrado a nadie de mi libreta, hace pocos días revisé de nuevo y me di cuenta que algun@s estaban sumamente borrosos, casi borrados. Hoy como cada año, la primera felicitación nada más abrir los ojos, mi madre (el día comienza bien pensé), pasaron las horas y el móvil inerte, nada ni una felicitación, ¿nadie se acuerda de mí? (pensé), llego a casa de la piscina conecto el pc y veo muchas felicitaciones en el facebook, agradecido con todas las respondí una a una, como el licor 43 el día se endulzó un poco, pero me faltaban algunas felicitaciones que necesitaba en mi interior, llegó alguna felicitación a mi móvil, aunque ninguna llamada, transcurrida media tarde una lacónica felicitación por facebook tuvo un sabor agridulce, más bien amarga como el alcohol del licor 43, pasaron las horas, familiares cercanos no se acordaron y much@s, amig@s tampoco, las 21.15 h. faltaban tres personas muy importantes para mi y una no tan importante, 21.30 h. suena el timbre de casa, por fin, no creía que vinieran. Al final se arregló un poco el día aunque como el licor 43 tuvo un sabor dulce y amargo a la vez. Volví a revisar la libreta de bailes y comprobé con tristeza que muchos simplemente se borraron, no eran dignos de estar en ella, YO también me borraré de la suya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario