martes, 22 de febrero de 2011

20111 AYER TE CONOCÍ

Ayer te conocí, venías de la visita rutinaria al centro de salud, casi tu segunda vivienda a causa de tu delicada salud, compartimos mesa tu, mi amigo y yo, la primera impresión fue buena, mi cocacola se consumía al igual que tu café y el biter de mi amigo, pero la buena impresión iba en aumento, tu forma de ser clara directa, alegre, simpática, ignorando todos tus problemas de salud, luchando contrata todo y contrata todos pero sin perder la sonrisa, me fue gustando más y más con cada minuto que pasaba. Me llevaste a conocer uno de los parajes más bonitos de tu ciudad, la cual atravesamos en gran parte. Cuando paramos a ver el paisaje, no pude evitarlo, te abracé y besé necesitaba hacerlo, disfrute ese momento, te tenía abrazada, estaba muy a gusto, contento, excitado cual niño en el día de reyes, sentí que tu también estabas contenta, me respondías. Más tarde compartimos mesa y mantel con un plato típico de tu ciudad, sentados juntos, comimos cogidos de la mano como dos adolescentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario