martes, 5 de julio de 2011

26-06-2010 - 26-06-2011


Un año más ha pasado, yo continúo en el mismo puesto de trabajo, en la piscina, sigo siendo la misma persona aunque algo menos confiado. TU LLUVIA, ya no empapas mi corazón, en él, se ha instalado el calor de un enorme y potente SOL que ilumina cada rincón del mismo. TU LLUVIA, eras sólo una macha de humedad en mi corazón casi un simple recuerdo, aunque tres días antes de cumplirse un año de la fecha en que nos vimos como “pareja” por primera vez, recibí un sms en el que me agradecías el haberme preocupado por ti cando tuviste problemas de salud y por todo lo que hubo entre los dos, mi sorpresa fue ver tu nombre en mi mobil, aunque nada se movió en mi interior, pasaste de ser una mancha de humedad a ser una marca seca similar a las que deja la lluvia en la tierra reseca. TU LLUVIA, has pasado a ser una carpeta de esas que se guardan por no tirarlas para no volverlas a abrir nunca en un archivo definitivo. TU LLUVIA, sólo eres parte de mi historia. TU LLUVIA, TU AMELIA historia pasada.


TE QUIERO MARTA






Mi corazón, aunque con alguna cicatriz, vuelve a latir fuerte con ganas; ganas de vivir, ganas de amar, ganas de luchar, …, ya NO está triste, apático frío ni mojado, más bien todo lo contrario late alegre contento, una cálida sensación lo mece proveniente de un brillante y reluciente SOL dorado.



Un any més ha passat, jo continue en el mateix lloc de treball, en la piscina, continue sent la mateixa persona encara que quelcom menys confiat. LA TEUA PLUJA, ja no ameres el meu cor, en ell, s'ha instal·lat la calor d'un enorme i potent SOL que il·lumina cada racó del mateix. LA TEUA PLUJA, eres només un mol·lusc d'humitat en el meu cor quasi un simple record, encara que tres dies abans de complir-se un any de la data en què ens vam veure com 'pareja' per primera vegada, vaig rebre un sms en el que m'agraïes l'haver-me preocupat per tu tanque vas tindre problemes de salut i per tot el que va haver-hi entre els dos, la meua sorpresa va ser veure el teu nom en mon mobil, encara que res es va moure en el meu interior, vas passar de ser una taca d'humitat a ser una marca seca semblant a la que deixa la pluja en la terra resseca. LA TEUA PLUJA, has passat a ser una carpeta d'eixes que es guarden per no tirar-les per a no tornar-les a obrir mai en un arxiu definitiu. LA TEUA PLUJA, només eres part de la meua història. LA TEUA PLUJA, LA TEUA AMÈLIA història passada.

El meu cor, encara que amb alguna cicatriu, torna a bategar fort amb ganes; ganes de viure, ganes d'amar, ganes de lluitar, ..., ja NO està trist, apàtic fred ni mullat, més aïna tot al contrari batega alegre content, una càlida sensació l'engrunsa provinent d'un brillant i lluent SOL daurat.




ET VULL MARTA

martes, 22 de febrero de 2011

20111 AYER TE CONOCÍ

Ayer te conocí, venías de la visita rutinaria al centro de salud, casi tu segunda vivienda a causa de tu delicada salud, compartimos mesa tu, mi amigo y yo, la primera impresión fue buena, mi cocacola se consumía al igual que tu café y el biter de mi amigo, pero la buena impresión iba en aumento, tu forma de ser clara directa, alegre, simpática, ignorando todos tus problemas de salud, luchando contrata todo y contrata todos pero sin perder la sonrisa, me fue gustando más y más con cada minuto que pasaba. Me llevaste a conocer uno de los parajes más bonitos de tu ciudad, la cual atravesamos en gran parte. Cuando paramos a ver el paisaje, no pude evitarlo, te abracé y besé necesitaba hacerlo, disfrute ese momento, te tenía abrazada, estaba muy a gusto, contento, excitado cual niño en el día de reyes, sentí que tu también estabas contenta, me respondías. Más tarde compartimos mesa y mantel con un plato típico de tu ciudad, sentados juntos, comimos cogidos de la mano como dos adolescentes.

martes, 11 de enero de 2011

UN RAYO DE RUBIO SOL

Los malos augurios se cumplían uno tras otro, lágrimas y más lágrimas por distintos motivos. Una buena amiga me presentó a una persona, que de inmediato atrajo mi atención, una mujer rubia, atractiva, sencilla, amable, agradable, el año acababa mejor de lo esperado, dejaron de brotar lágrimas (agua pasada no mueve molino), algo comenzaba a cambiar en mi interior. El año nuevo comenzaba bien. Desde entonces y hace poco, en mi interior se han vuelto a despertar, sensaciones, sentimientos, reacciones, etc., que estaban muy tocados casi enterrados, definitivamente el pasado pasó a ser eso pasado, como dice una canción; CON LAS MANOS LEVANTAS, AL PASAO LE DIGO ADIOS. Las cosas van por buen camino, me gusta las cosas como van, tengo buenas sensaciones.

jueves, 30 de diciembre de 2010

LICOR 43 DULCE Y AMARGO

Un año atrás comencé a rellenar mi libreta de bailes, al principio anoté, amig@s, familiares, conocid@s, el transcurso del año trajo nuev@s conocid@s tanto físicamente como por la red, algun@s también l@s agregué con mucho gusto. De vez en cuando miraba la libreta estaba repleta, aunque algunos nombres parecía que se borraran solos, nunca he borrado a nadie de mi libreta, hace pocos días revisé de nuevo y me di cuenta que algun@s estaban sumamente borrosos, casi borrados. Hoy como cada año, la primera felicitación nada más abrir los ojos, mi madre (el día comienza bien pensé), pasaron las horas y el móvil inerte, nada ni una felicitación, ¿nadie se acuerda de mí? (pensé), llego a casa de la piscina conecto el pc y veo muchas felicitaciones en el facebook, agradecido con todas las respondí una a una, como el licor 43 el día se endulzó un poco, pero me faltaban algunas felicitaciones que necesitaba en mi interior, llegó alguna felicitación a mi móvil, aunque ninguna llamada, transcurrida media tarde una lacónica felicitación por facebook tuvo un sabor agridulce, más bien amarga como el alcohol del licor 43, pasaron las horas, familiares cercanos no se acordaron y much@s, amig@s tampoco, las 21.15 h. faltaban tres personas muy importantes para mi y una no tan importante, 21.30 h. suena el timbre de casa, por fin, no creía que vinieran. Al final se arregló un poco el día aunque como el licor 43 tuvo un sabor dulce y amargo a la vez. Volví a revisar la libreta de bailes y comprobé con tristeza que muchos simplemente se borraron, no eran dignos de estar en ella, YO también me borraré de la suya.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Y … EL SOL REGRESÓ

Amanece un nuevo día, a la caña el timonel, dirige la proa al incipiente sol que asoma tímidamente por el horizonte, placida mañana sin viento mar tranquilo que invita a arriar velas dejando la nave al pairo. La costa apenas se adivina, desde lo alto del palo mayor mirando hacia popa, tan apenas se aprecia el resplandor de la hoguera que una vez guió la embarcación a través de la tumultuosa costa, resplandor que fue luz de vida, guía y estabilidad. Transcurridas unas cuantas millas más, el resplandor no se apreciaba ni con los más potentes prismáticos, la nave surcaba el océano, rumbo al sol naciente si prisa, sin pausa, con calma  con la certeza, que en algún momento, por proa, babor o estribor se vislumbrará en la lejanía una nueva tierra, un nuevo resplandor que dirija la nave por aguas tranquilas, sosegadas, evitando arrecifes de coral, restos de naufragios y demás escollos sumergidos en el océano.

RECONSTRUYÉNDOME

Siempre he pensado y pienso que las copias NUNCA pueden ni llegar a ser la cuarta parte de buenas que el original, cuando escribí esta entrada en mi mente estaba la esencia de un hermoso poema que llegó muy adentro de mí, por eso y dándome cuenta de ella a raíz de un comentario, elimino, la misma y pido el más humilde de los perdones a la autora de dicho poema.


PERDÓN

miércoles, 8 de diciembre de 2010

EMPAR - VICENT

Aunque se conocieron tiempo atrás, empezaron a salir como pareja el sexto día de la vigésimo quinta semana, para Vicent fue inesperado, estaba trabajando, de pronto sonó en su celular Bad Romance (politono que sonaba única y exclusivamente cuando llamaba Empar), al descolgar, oyó su preciosa voz, que le decía: cariño, ¿nos vemos esta tarde?; sin dudar y con el corazón a mil por ahora él respondió: si. A la hora y lugar acordado aparecieron los dos, Empar, antes (motivos de pruntualidad),  Vicent un poco después (su punto fuerte no es la pruntualidad) cuando se vieron, se besaron y abrazaron, Empar levaba una falda vaquera un poco por encima de la rodilla y una camiseta negra de generoso escote, Vicent llevaba pantalón vaquero y camisa informal algo desabrochada, era una tarde perfecta, sol, temperatura ideal, buena compañía, ambos estaban nerviosos, felices, contentos, excitados. Este primer encuentro fue breve, pero intenso, perfecto menos en el momento de la separación, cada uno debía volver a sus quehaceres. A este encuentro le siguieron más, con más  tiempo para estar juntos, cenas los dos solos. Cuando estaban juntos, por más gente que hubiera estaban solos, no existía nadie ni nada más, hablaban de todo, eran cómplices, se entendían, comprendían, las caricias recorrían los cuerpos de Empar y Vicent, se besaban apasionadamente, el pulso de ambos se disparaba llegando casi al punto de perder el control, aunque ambos a duras penas lo controlaban. Daban largos paseos por la playa, tanto a la luz del sol como a la luz de la luna contemplando su reflejo en el mar. El sexto día de la trigésimo segunda semana, salieron como otras tantas veces aunque fue un día especial, dieron rienda sueltas a sus impulsos, los dos fueron uno, una noche de frenesí, respiraciones al unísono, agitadas, entrecortadas, pasión, lujuria, desenfreno, sentimientos y emociones entre sabanas de seda, Empar y Vicent, Vicent y Empar, se sentían completamente felices, la separación fue más dura. Pasaron los días, eran tan felices que daba miedo, no parecía real tanta felicidad. Necesitaban estar en comunicación por el medio que fuera. Pero algo sucedió, los besos apasionados, dejaron de ser tantos y tan apasionados, Vicent y Empar, se sentían confusos preguntándose para si, ¿Qué sucede?, ¿Qué falla?, ¿Qué pasa?, ¿Por qué pasa?, …, interrogantes al aire sin respuesta. El séptimo día de la trigésimo quinta semana, se vieron como tantas veces. Un mal presagio se despertó en el corazón de Vicent, aún con sentimientos encontrados a flor de piel, y ojos vidriosos resistió la necesidad de llorar, necesidad que se agravó cuando al despedirse de Empar, no obtuvo más que un simple beso en los labios, no hubo besos apasionados, Vicent comprendió que todo se acabó aunque se negaba a creerlo y admitirlo. Empar se fue triste, con los ojos vidriosos, y un adiós que sonó como Little Boy sobre Hiroshima. Dos corazones felices, dos almas enamoradas que fueron una, estallaron en millones de pedazos. Dejando dos cuerpos vacíos, inertes, corazones rotos, almas sin rumbo.

Lluvia, limpia corazones, impregna almas, la vida continúa con menos alegría, aunque con la esperanza de nuevos amores.